FLEABAG: TEMPORADA 1 (2016) – RESEÑA

Fleabag Season 1

Hasta que por fin me aventuré a la catártica serie escrita, producida y protagonizada por Phoebe Waller-Bridge, “Fleabag”. Lo pensé mucho, no necesariamente por miedo pero más bien porque no sabía que esperar, pero necesitaba saber por qué el alboroto con esta serie que estrenó aquella vez en 2016 y en 2019 arrasó con todos los premios.

Hoy solo les hablaré de mi experiencia con la primera temporada, aunque de alguna forma estoy parcializado pues al escribir esto ya vi la segunda temporada. De por sí Fleabag no es una serie pretenciosa, no intenta ser más grande de lo que verdaderamente es y conoce que sus fuerzas están en las palabras escritas por Waller Bridge.

Esto es tan literal que por momentos me disgustaba lo visualmente pobre que es, su feeling sketchy es genial porque se adapta a la perfección con el esquema de donde Phoebe sacó su inspiración para la serie, pero se nota como aun estaban experimentando con la primera temporada.

El personaje de Fleabag es hilarante, hace tiempo no me reía tanto, literalmente a carcajadas, con una serie y el uso de la cuarta pared es genial. Las actuaciones son piezas esenciales para la efectividad de su comedia, la obsesión con el sexo no fue tan chocante para mi, a fin de cuentas esto es parte de su éxito y siempre lo ha sido para series de comedia, solo que ahora es inteligente.

Pero sigo pensando que sus mejores momentos están en la profundidad que Waller-Bridge le brinda a su personaje, sus espacios de drama y las oportunidades que toma para darle par de bofetadas a los parámetros de una sociedad en declive. La primera temporada me gustó, no me encantó, pero le vi potencial. La segunda, eso si es otra cosa por completo. Pero de esa hablaremos más adelante.

Calificación personal: 8/10.

Hasta que por fin me aventuré a la catártica serie escrita, producida y protagonizada por Phoebe Waller-Bridge, “Fleabag”. Lo pensé mucho, no necesariamente por miedo pero más bien porque no sabía que esperar, pero necesitaba saber por qué el alboroto con esta serie que estrenó aquella vez en 2016 y en 2019 arrasó con todos los premios.

Hoy solo les hablaré de mi experiencia con la primera temporada, aunque de alguna forma estoy parcializado pues al escribir esto ya vi la segunda temporada. De por sí Fleabag no es una serie pretenciosa, no intenta ser más grande de lo que verdaderamente es y conoce que sus fuerzas están en las palabras escritas por Waller Bridge.

Esto es tan literal que por momentos me disgustaba lo visualmente pobre que es, su feeling sketchy es genial porque se adapta a la perfección con el esquema de donde Phoebe sacó su inspiración para la serie, pero se nota como aun estaban experimentando con la primera temporada.

El personaje de Fleabag es hilarante, hace tiempo no me reía tanto, literalmente a carcajadas, con una serie y el uso de la cuarta pared es genial. Las actuaciones son piezas esenciales para la efectividad de su comedia, la obsesión con el sexo no fue tan chocante para mi, a fin de cuentas esto es parte de su éxito y siempre lo ha sido para series de comedia, solo que ahora es inteligente.

Pero sigo pensando que sus mejores momentos están en la profundidad que Waller-Bridge le brinda a su personaje, sus espacios de drama y las oportunidades que toma para darle par de bofetadas a los parámetros de una sociedad en declive. La primera temporada me gustó, no me encantó, pero le vi potencial. La segunda, eso si es otra cosa por completo. Pero de esa hablaremos más adelante.

Calificación personal: 8/10.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *